¿Peores Cambios Musicales Extremos?

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Uno habitual entre algunos neófitos: Danzig. Primera aclaración es que Danzig no emergiò de Misfits, Glenn Danzig (Glenn Anzalone) fue vocalista durante los primeros años pero luego se separò de ellos, hizo Samhain, y aparte de hacer su carrera solista de la mano de Rick Rubin se peleò legalmente con Jerry Only como por diez años. El asunto està en que el buen chico Anzalone es alguien muy egomaniaco para importarle demasiado las criticas de los demàs, incluidos sus fans, hace lo que se le ocurra, incluido desvariar con la electrònica. Como cosa del corazòn, uno prefiere a Misfits, pero no seamos weyes y aceptemos que musicalmente lo que hace Danzig, es otro pedo, ¿quièn màs hace esa mezcla tan rara de Rhytm & Bues con Metal que suena a Rockabilly Satanico?, no en balde convenciò al “Real Black Man” Johnny Cash de que cantara algunas canciones hechas por el. Segundo: Napalm Death. Es curioso que digan que hoy dia se les hace màs hardcoriano cuando precisamente de esa escena es de donde surgiò alla por 1982 (entre los fundadores estaba Justin Broadrick, uno de los weyes de Godflesh), nada mas que fue tìpicamente punketa desde sus orìgenes y pasaron por ahi un putero de cabrones tanto asi que para el primer disco oficial ya no quedaba ningùn miembro original, el ùnico que ha permanecido desde el 87 como base es Shane Embury. Sus orìgenes los marcaron y por ello tienen esas ideas izquierdosas que arrojaron al mundo el Grindcore, y ahora adrerezan juntas todas sus influencias que van desde eso hasta el Death Metal y el Industrial.

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

A final de cuentas, para que hacer tragicomedia sobre los cambios de nuestras bandas favoritas, simplemente nomas no escuchemos el material que no nos guste y sanseacabò. A pesar de que no me entre ni a putazos lo que hizo Entombed despuès de Wolverine Blues sigo escuchando con agrado sus discos, y no por nostalgia revisitada, sino proque es un muy buen material a secas. Realmente no acabariamos de escribir sobre los cambios de las bandas, pero es cierto que hay algunos tipos de cambios que de plano sacan de onda grueso. Aqui van una leve lista de mis favoritos para discutir:

Celtic Frost, de la experimentaciòn de Into The Pandemonium a Cold Lake.
Pyogenesis, de Sweet X-Rated Nothings a Twinaleblood y todo lo que siguiò despuès.
Morgoth, de Odium a Feel Sorry For The Fanatic (me gusta el tìtulo, muy chingon, en la linea de esa preciosidad de Poison Idea que es Record Collectors Are Pretentious Assholes, ¿alguien se siente agraviado?)
Atrocity, de Hallucinations (y sus discos posteriores que siguieron la lìnea metalera retorcida e intrincada) a Gemini (y los discos inmediatos a este y los posteriores).

Pero el que para mi se lleva las palmas en cuanto a lo extraño de la variaciòn es el de Corrosion Of Conformity, que de su onda crossover de Technocracy y el Metal de Blind se decantò por la onda Lynyrd Skynyrd en Deliverance, que digo a mi me gusta lo de los weyes de Florida (Lynnyrd, no C.O.C, que estos son de North Carolina), pero uno no deja de sorprenderse de escuchar a los creadores de Vote With A Bullet aventarse algo como Albatross. Que bien que por fin hayan conocido el èxito pero si saca de onda a los que los conocimos en la escena hardcoriana.

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket
Anuncios

¿Mejor banda de Death Metal?

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

¡Ahhhh, que delicioso el ocio para perder el tiempo en santas trivialidades como estas!, pero como nomas malos hàbitos no se dejan asi de facil, aqui voy con lo mio: pues el asunto es relativamente arriscado dada la heterogeneidad de los exponentes, obvia y totalmente personal la elecciòn. Pues comparto con muchos que si escucho mentar “Death Metal” lo primero en que pienso es en Death, la banda del nunca suficientemente llorado Chuck Schuldiner, y no solo por el nombre en si, sino porque musicalmente ahi esta la esencia del gènero, desde los riffs hasta la vocalizaciòn gutural.

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Tratàndose de brutalidad, sin que llegue al grindcore (que ya es mas bien hermano del hardcore), podrìa decantarme por Cryptopsy (ese rolòn de Graves of the fathers) pero prefiero al tìpico pero efectivo Cannibal Corpse (sea con Chris “Motorolo” Barnes o George “Corpsegrinder” Fisher) por que los vi en vivo y porque siguen orgullosamente haciendo Brutal Death Metal. De estas dos bandas lo que me gana es el corazoncito pero quien para mi es la banda numero uno por la amalgama tan cabrona entre lo musical (excelentes instrumentalistas con el mejor vozarron del gènero Jan-Chris De Koeijer) y la iconografìa (es decir, lo visual, la apariencia), es Gorefest (Reality/When you die!).

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Opinión sobre bandas metálicas mexicanas

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Me parece que el metal mexicano ha estado lleno de mediocridades y fallidas buenas intenciones, pero de ahí a decir que vale verga todo media un enorme trecho, de por si desconfío de los absolutistas. Mejor hablar de banda por banda antes de que meter a todas en el mismo saco, ya que no se como coños alguien puede comparar “The Gloomy Reflection of our Hidden Sorrows”, “Riding our Black Oceans”, Epic Rites” de Cenotaph con horrores como la mayoría de lo que ha hecho Transmetal (simón, yo también le clavé el colmillo en su momento a estos gueyes, pero el pedo es que estos cabrones no evolucionaron ni madres y se quedaron en el mismo tupa-tupa primigenio y los ritmos de caballito, son como El Tri pero en Metal, no en balde son del Defectuoso, bueno de su área conurbada). Next fue otro pedo, ya que los Patos de Neza supieron aprovechar sus carencias y trabajarlas hasta tener un sonido si no original bien hecho y especialmente con garra y actitud cosa que muy fácilmente carecían un buen de bandas.

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Es difícil, insisto hablar en términos de globalidades ya que había muy diversos enfoques dependiendo de la lana que tenías, del rumbo de que eras y con quien tocabas; ejemplo: para las bandas más pulidas y contemporáneas (en su momento) como The Chasm, Cenotaph, Shub Niggurath, Hellnomorf, Makina, etc. era muy característico de que fueran del rumbo de Satélite o lugares parecidos. Luego estaban los más undergrasa que vivían y morían para lo más radical, obviamente muy pocos se lanzaban a entrar a ese inframundo pero quien lo hacía lograba entrar en una comunidad muy cercana y siempre dispuesta a colaborar con lo que fuera, estos eran los que típicamente luego te los hallabas con sus demos en rumbos tan lejanos como Rusia, Tailandia, Canadá, Japón, etc; estoy hablando de Krankhaft, Extinción Cerebral, Pactum ,Anarchus, Cacofonía, etc.

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Y si habláramos de bandas más antiguas tendríamos más tela de donde cortar: Luzbel, Khafra, Megatón, Cuero y Metal, La Cruz, Armagedón, Cristal y Acero, etc. No marchen, el que no conozcan a estas bandas y muchas más no implica que por fuera de sus casas cuando estaban babies o encerrados con sus amiguitos escuchando Guns N Roses o lo que se estilara para iniciarse en el ruido no estuviera circulando todo un submundo; como olvidar a todos aquellos que se conocían al dedilo lo que pasaba en Alemania con Destruction, Kreator, Tankard, etc, o en el mismo U.S.A. con Forbidden, Vio-lence, Heathen, Death Angel, Dark Angel, etc. pero ignoraban absolutamente todo lo que estaba sucediendo en nuestro propio país. No es obligatorio que lo supieran, pero tampoco es para asegurar que todo aquí vale verga o que de plano existía nada; un error de nuestras sociedades es aseverar la verdad a partir de nuestra única experiencia sin ser capaz de vislumbrar que hay otras opiniones y otras vidas circulando por fuera de nuestro pequeño mundo, no es necesario estar de acuerdo con esos otros puntos pero negarlos solo por que “yo no lo supe” es una mamada y una culerada al mismo tiempo.

¿Con quién empezaste y con quién estás ahora?

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Me inicie en el ruido paradójicamente mas que con la música en si, con la imagen. Fue por ahi del 80-82 con Kiss y Judas Priest: me hicieron darme cuenta de que había cosas raras y fuera de la órbita de mi nicho familiar. Se me cimentó de plano en el 86-87 con Caifanes, El Tri , Motley Crue, Gorky Park, Quiet Riot, Twisted Sister, Scorpions, Luzbel, Ángeles del Infierno, Metallica. Ya para el 89-90 me clavé en el Thrash Metal y el Death Metal más undergrasas, sin olvidar un cierto gusto recalcitrante por el ruido nacional (incluido el punk-hardcore) que más me dió machín como en el 90-92. Pero en realidad como siempre he tenido un gusto por la lectura cuasi enfermizo, tuve una colección de revistas oldies de rock que me orillaron a conseguir mucho material de diferentes géneros, de ahi viene mi gusto por The Police, The Doors, La Psicodelia Sesentera, el punk setentero, y el rock’n’roll cincuentero. Además de que no sería capaz de negar mi contexto y también entre mis favoritos de toda la vida están cosas más simples y terrenales como Javier Solís.

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Precisamente pasado el tiempo, ya me he dejado de casarme con etiquetas y de importarme el que dirán, no de la sociedad (que en realidad le vale madres lo que hagamos o dejemos de hacer) si no de los terroristas ortodoxos que suelen abundar en estos terrenos. No soy ecléctico ya que no me gusta escuchar nada por el puro acto de parar la oreja, y hay géneros que si bien no le hago ascos simplemente no me entran. Como dice el buen José Agustín: “simple y sencillamente me gusta la buena música, la música que está viva y que me transmite eso”. Hay cosas que no me gustan para ni madres pero no voy a perder mi tiempo emprendiendo cruzadas para enterrarlas en una fosa llena de mierda, chilo por los que les gustan esas ondas, yo a lo mío y se acabó. “El respeto a la chaira (chaqueta) ajena, es la paz”.

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Misfits!

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Tres cosas básicas por las cuales Misfits forma parte de la mitomanía masificada en el escenario musical mundial: 1) los covers de Metallica a “Last cares/Green hell” y “Die, die my darling”, 2) las camisetas, y 3) algo ya para raza más exquisita, el paso de Glen Danzig como vocalista de la mítica alineación original (lo cual es algo que a Glen ya lo tiene hasta la madre que se lo recuerden y quisiera borrar esa parte de su vida del conocimiento popular). Y podríamos agregar un bonus peyorativo últimamente tan radical y peligroso como Mary Poppins volando con su sombrilla: son punks. Misfits es de esas bandas llamadas de culto cuya evocación nominal sirven para demostrar que te has preocupado por hacer la tarea en cuanto a separarte de los “borregos neófitos” sin necesidad de escucharlas realmente, ¿para qué? si lo que quieres es impresionar a tu imaginaria audiencia no escuchar música, esto tiene más poder de encanto cuando lanzas un mantra tántrico de este calibre: Misfits-Dead Kennedys-Black Flag-Minor Threat-Bad Brains-Fear-The Exploited-G.B.H. (¡Ooooommmmmmm!). Bueno, eso aplicable cuando se está inmerso en el ambiente especializado, cuando extraes ese dichoso comentario por fuera lo mínimo que recibes a cambio es la consideración de que eres un resabio de un pasado tan primitivo que sospechosamente oscila entre la estupidez mental y la “inmadurez infantil”. Me da risa como una sola cosa puede ser sujeta de tantas variaciones apreciativas, ya que si eres de la vena “La Mosca en la Pared” (en cuanto a ambientes externos), al hablar de Misfits lo tienes que hacer enfatizando en aspectos “chistositos” y mencionando de paso que tú te iniciaste de forma “conciente” en la música con Topo Giggio, que ves emisiones pasadas de “La Carabina de Ambrosio”, que coleccionas las tarjetas de los Garbage Pail Kids y que te masturbas frecuentemente escuchando a Wagner y viendo las nenas voluminosas de tu colección de “El Mil Chistes”, todo esto como parte de el “absurdo trágico” o simplemente de la mierda que tienes en el cerebro y que te impide hacer un análisis deconstructivo/constructivo de el hecho y el imaginario social con fundamentos claros y precisos.

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket
Misfit en traducción literal significa “inadaptado” y en este sentido si cobra razón aquello de colgarle el ribete de “punk” (por lo de “raro”, “extraño”, “diferente”), puesto que el sentido “shockeante” era lo primordial para las primeras bandas de este subgénero musical (ejemplos: The Sex Pistols y The Dictators entre los considerados punks directos e Iggy & The Stooges y The New York Dolls entre los protopunks), pero de ningún modo lo era el cariz de ideología política y de cambio social humanitario que lo permeó después (ejemplificado en The Clash, The Exploited o Dead Kennedys) y con el cual se “vende” hoy día. Y tiene mucho sentido esta distinción puesto que la explosión de ira y desencanto de parte de la generación joven que deambuló en los setentas con la sociedad fofa y excluyente que les fue heredada era de tal intensidad que no había tiempo para desperdiciarlo pensando en ello, era vivir solamente el instante aun cuando los quemara y en realidad lo brutal y lo grotesco de los elementos que integraban al contexto punk tenía mucho de autoinmolación (el cinismo, la desconfianza, la burla, las drogas, el ruido, el baile violento individualizado, etc.). El vocabulario concluía en las premisas básicas que mencionan The Sex Pistols: “Anarchy”, “No Fun”, “No Feelings” y por supuesto “No Future”: la negación y la destrucción del orden imperante sin detenerse en consideraciones posteriores y externas como vía de cimentación hedonista del ser individual.

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket
El punk, visto desde una óptica de la forma, en aquellos días podía considerarse como una verdadera paracultura más que una contracultura puesto que a partir de elementos propios de la sociedad dominante que era vista como opresiva se conformaba su identidad. De este modo se retomaban elementos claramente representativos de ella pero usados y representados de una forma distorsionada que llegaba a la caricaturización: los trajes sastre rotos y unidos con clavos y alfileres de seguridad y el uso de nombres propios basados en productos comerciales, por ejemplo. La manía de la higiene era revertida y se propugnaba por lo sucio y hediondo (who cares?). El gusto por el pelo largo y bien cuidado era vilipendiado y se prefería lo corto y descuidado, como extensión podía verse toda la gama del arcoiris en el color del cabello.

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket
Más allá de la forma, se respiraba en el ambiente un deseo de volver a lo primitivo, lo salvaje, lo básico: la satisfacción de los instintos, la inmediatez por sobre todo. La lucha era por recuperar aquello que se consideraba les era negado sistemáticamente por el estado de las cosas; se les pedía ser hombres pero se les negaba los medios y las oportunidades. Tal preponderancia por lo inmediato y lo básico los hacía retraerse hacia una actitud de perenne infantilismo (evolución por involución), donde mucho tenía que ver los ecos de un pasado reciente en el que la televisión, el cine y la música de rock´n´roll de los cincuentas regían. Los cincuentas eran vistos como el último vistazo del edén, donde la ingenuidad y la inocencia (ayudado por el superávit económico) evitaban tenerse que preocupar por cualquier cosa que no fuera el gusto de satisfacer los deseos más simples. Por lo anterior había reacciones airadas en contra de aquellos que consideraban se habían alejado de dicho espíritu y que intentaban alejar a los demás; esos seres podrían ser desde los policías, los políticos, los padres, los rockstars y en fin, todo adulto. Siguiendo con esta lógica, es de entenderse el porqué las formas estructurales de la música punk estaban claramente basadas en las de el rock´n´roll de los cincuentas, y se comprende más aún porque adoraban a Chuck Berry y a Eddie Cochran al mismo tiempo que odiaban a Pink Floyd y a Mick Jagger.

En este contexto el surgimiento y desarrollo underground de Misfits estuvo y está innegablemente basado en dos puntos cruciales: las películas de terror y sci-fi de los cincuentas y la música de rock´n´roll de la misma época, inclusive lo musical suena más bien a soundtrack de las dichosas películas. El hecho es que la experiencia Misfits era el de estar inmerso en una atmósfera de película de serie b, que por supuesto se veía altamente amplificada ante el maquillaje y los ropajes empleados que los hacía verse como si de ghouls o zombies se tratara. No dudo que por estos aspectos alguien los tenga ubicados como antecedentes de lo dark-gótico, así es esto de las etiquetas genéricas. A nivel subterráneo Misfits siguió cobrando fama minoritaria, que llevó a tener un núcleo de seguidores tan fanáticos que cuando estos pudieron tener sus propios grupos propugnaban su admiración por ellos enarbolando orgullosamente sus camisetas y hasta tocando covers, como supondrán fácilmente este fue el caso de Metallica.

Photo Sharing and Video Hosting at PhotobucketDigan lo que digan los neofans y los veteranos fans ortodoxos (que normalmente se pitorrean de todo aquel que no halla sentido la experiencia en el momento exacto), este hecho puso a Misfits en el panorama de mucha gente que de otro modo difícilmente hubieran sabido de su existencia, claro que ésto fue de forma nominal porque su material era algo difícil de conseguir, pero si nos basáramos en términos de camisetas eran ultra populares. El punto de las camisetas también ayudó bastante a partir de la promoción gratuita de Metallica y de lo vistoso de su diseño, bien “freakies”, e insisto en esto porque yo no he visto que la gente se lanze de cabeza a comprar material de Killing Joke sólo porque “The wait” también fue versionada por Hetfield & Co. Ante la huida de su carismático e intratable vocalista Glen Danzig, Misfits siguió los ochentas y noventas con bajas más que altas, caracterizadas por paros largos, hasta que en un movimiento algo raro (pero lógico ante la popularidad del punk y de su estética consumista) David Geffen los rescata para su compañía y les da algo de promoción (¡Guauuu!, ¡videos profesionales!, ¿qué hubieran hecho en los setentas si hubieran tenido acceso a algo así?). El signo de los tiempos hace que su sonido actual sea más “duro” tendiendo al thrashcore (por llamarle de algún modo), pero sin dejar de hacer menciones al cine de terror y a los “good old days” (¿cómo no sonreír ante su versión de “Magic moment”?). A nivel personal yo no puedo tener un juicio imparcial y objetivo sobre ellos ya que me agradan sobremanera las películas de serie b y el rock´n´roll de los cincuentas, cosas que tengo asociadas a lo placentero de mi infancia (adquiridas por las emisiones nostálgicas de la televisión) y por lo cual es en lo primero que me fijo de este grupo, y lo único que realmente me importa. Para mi no interesa ese comentario de que están en horas bajas o de las posibilidades de que suenen mal, el hecho de tenerlos frente a mi basta y sobra, y agradezco que Jerry Only siga de aferrado a su banda de toda la vida y que no la deje morir. Agreguen a este cocktail Godzilla, Lucha Libre, Candy, Mad Magazine, y con ello tengo para retraerme a mi nicho interno con un gesto de satisfacción completo.

Larga Vida al Metal… ¿y también al Metalero? (Febrero 2002)

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Cosas del localismo, nunca había considerado la veracidad de la presencia nacional de Khafra, hasta que sostuve una conversación de libre asociación con gente del centro del país en la que coincidimos en haber tenido su mítico primer disco como inspiración en la defensa tenaz de nuestras preferencias musicales y juveniles en general, eran los perfectos himnos de batalla para sostenerse ante las presiones de los padres, los maestros y la sociedad por completo, para acabar pronto. ¿Cómo no sentirse identificado con las líricas de trallazos sónicos del calibre de “El rock´n´roll es para los fuertes”, “Rebelde soy”, “Preferimos morir” y especialmente “No pararemos de rockanrolear”?, eran auténticos reclamos de ingenua inocencia en una generación todavía dispuesta a darse el lujo de soñar, pero próxima a crecer, con las pérdidas y ganancias que conlleva. Las traiciones de la realidad acabaron con la saga de Khafra y la dinámica de la vida misma les provocó amnesia a la mayoría de sus seguidores, sólo unos cuantos de ellos atesoraron en sus mentes un recuerdo de aquellos dorados años, sin embargo la leyenda surgió y con el paso de los años ganaba adeptos en las nuevas generaciones.

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket
Aunque maliciosamente se rumoreaban las “terribles faltas al código rockero” hechas por Pascual Meza, su vocalista e indiscutible líder, durante su ausencia de la escena, esto no afectó en lo más mínimo el impacto de las actuaciones de retorno; algunos sobrevivientes de la época más fervoroso nuevos fans que habían vivido la fama de Khafra de oídas hicieron todo un éxito de dichas actuaciones. La coda de esa fiebre todavía alcanzó para darle una buena recepción al obligado segundo disco, “Generaciones”, apoyado en el rescate de “Nadie sale vivo de aquí” y de temas nuevos en la vena anti-sistema del primer disco, con algún toque ecologistas y de teoría conspirativas; Discos y Cintas Denver lo editó por lo que podía esperarse una portada digna de ellos: horrenda e infantil a partes iguales. Por ese tiempo se dio un efímero boom de difusión en MTV “Argentino” del Metal Latino a través de su versión de Headbangers Ball, que había logrado introducir con éxito a A.N.I.M.A.L. en la rotación normal de videos del canal, por lo que era común observar trabajos de diversas bandas del continente, y algunas de ellas bastante subterráneas; como se hacían invitaciones para que los interesados enviaran sus propuestas, a la “organización” que está atrás de Khafra se le ocurrió montar un publicitado evento para la filmación del clip promocional de “Los juegos”, fue un memorable gig tanto por el abridor Necrum como por los alternantes Astaroth y Parasite sin olvidar el nostálgico palomazo de Carlos Avilés, pero yo y una buena cantidad de personas seguimos sin ver el mentado videoclip.

Esos días vieron también la primera actuación de Khafra en la surrealista Expo local alternando con un combo tropicaloso en un pésimo escenario, con un deficiente sonido y ante un público variopinto más ansioso por lanzarse al dancing cumbiambero que por disfrutar con el poder del rock´n´roll, pero como siempre los pocos metalheads convirtieron tan desolador panorama en una agradable velada que sabía o eso queríamos creer a reivindicación simbólica del rock pesado en Cd. Obregón ante la comunidad. Lo que no sabíamos en aquel momento es que eso se convertiría con cada edición de la Expo en el evento de cajón para los “rockerillos” de la localidad, el obvio acto abridor o alternante para lo que los organizadores contrataban como el grupo rockero jalador en turno, un amplio espectro que ha ido desde Control Machete hasta El Gran Silencio pasando por Coda, El Tri, Enanitos Verdes y Café Tacuba, ¿quién sigue?, ¿Jumbo, Moenia, Aleks Syntek, El Símbolo?, hagan sus apuestas más no incluyan en ellas la posibilidad de que alguna vez decidan darle una oportunidad a algún nuevo valor más acorde con la música del headliner; ¡esto es negocio, no cultura!, ¡vamos sobre seguro, no sobre riesgos!, ¡queremos resultados inmediatos, no a largo plazo!… ¡malditos eyaculadores precoces!

Se me confunden la fechas exactas, pero por ese tiempo fue el último concierto de Khafra al que asistí lleno de optimismo y con ganas de pasármelo bien. Para empezar, el show inició con más de una hora de atraso y los que tuvieron que pagar el pato fueron Ethos y Ente. Los primeros tocaron tan sólo media hora, pero eso no fue nada comparado con la actuación de Ente, ¡nada más pudieron tocar 3 tristes canciones¡… ¡si por ellos compré el maldito boleto! Mi enojo fue en aumento ante la hora exacta que tocó una de las innumerables formaciones de Los Hechos quienes con su ska-grunge-aggropop me hicieron entrar en un estado semicomatoso, del cual pude salir con la subida al stage de Pascual y sus músicos.

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket
No lo sé, quizás fueron las frases animadoras típicas de Pascual (¿están calientes?), o quizás fue la clásica invitación a un slam organizado en “Dama de la mentira” (hasta ese instante me di cuenta de lo vacío del enorme galerón en el que estábamos en comparación con el público asistente), o quizás fue el inevitable momento sentimental de “No pararemos de rockanrolear” (¡pueden sacar los encendedores!) o quizás fueron los ya habituales chorros de agua hirviendo sobre la raza del moshpit (cual vil Ozzy revisitado), o quizás fue la novedosa lluvia de confetti (me quedé esperando unas coristas en bikini al más puro estilo Glam Metal) o quizás fue la infaltable referencia al legendario concierto en el teatro del ITSON, o quizás simplemente fue el que pudiera predecir fácilmente cada una de estas cosas, pero el hecho es que todo esto me estaba produciendo una sensación molesta parecida a masticar un chicle previamente masticado.

Y no ayudó en nada a mejorar la situación el que los temas del tercer disco “Las víboras cambian de piel” (lo reconozco, decente arte en portada e interiores) pasaron sin pena ni gloria por los oídos de los asistentes, fueron breves momentos de reposo para los temas clásicos. Cuando pude escuchar el disco en sí, confirmé mi sospecha, la magia habíua desaparecido para dejar su lugar a una especie de muzak metalero de easy listening; voz con distorsión sumamente extraña, canciones queriendo sonar actuales (como A.N.I.M.A.L., si, yo también leí esa reseña de Códice Rock, pero yo no me fiaría tanto del feudo de Chava Rock) pero que acaban en la intrascendencia, y finalmente, temática que ya sonaba a autoparodia involuntaria y a agotamiento de ideas.

Si no he mencionado a los instrumentistas del grupo en esta época es por la sencilla razón de que tengo escasa persistencia de memoria por lo fugaz y fútil, semejante desfile de elementos es motivo suficiente para comenzar a dudar de la seriedad de Khafra como asociación musical y preguntarse en quién radica el problema ¿en Pascual o en los ex-integrantes?, no lo sé a ciencia cierta y especularlo sería entrar en terrenos de la chismografía, tal como se maneja el asunto en esta tierra.

Es curioso como desde el comienzo, Pascual se ha rodeado casi exclusivamente de puros jóvenes, quienes invariablemente entran con todas las ganas del mundo y por una razón u otra no tardan en abandonar la nave, ¿significa algo?, lo ignoro pero supongo que hay cierta gente que intenta recuperar la vitalidad de la juventud perdida a través del contagio y perdurar perennemente, ¿signos de ello? cuando las promesas suplen a los hechos: ¿alguno recuerda la cacareada visita a “la república española” (como dicen los fans de “El Tubo”)? ¿ya sucedió? si ya fue así díganme cuándo porqué yo no me enteré. Vamos Pascual, tu condición y la de los Parasite es diferente, no creo equivocarme al deducir que ellos hicieron su gira a través de la usual red de colectivos, las mismas normas de ella hicieron posible la venida de Don Cikuta, supongo.

En este mismo sentido se comentó la posible reunión de los Khafra originales (¿originales?, depende a que se refieran, pero definitivamente: modas van modas vienen) que no se si se concretó del todo en algún lugar pero eso dio pie a “Deja Vú”, cuarto disco de peculiares características: grabaciones de temas clásicos que nunca habían sido registrados oficialmente. Se agradece que los hayan rescatado para la posteridad, pero considero que en la medida de lo posible debieron haber hecho un trabajo de restauración en el estudio de los demos en los cuales originalmente pudieron haber sido guardados, una producción así tendría mayor valor histórico y estimativo para quienes los han seguido por tanto tiempo, pero supongo que pido demasiado, no sólo por lo económico sino por la falta de perspectiva en este país para trabajos de esta clase. ¿Por qué menciono esto?, de mantener la grabación original podría intentar transmitirse con mayor facilidad el espíritu combativo que las originó, cosa que se extraña en las nuevas grabaciones que aunque son los mismos temas por obviedad tienen el sonido actual que manejan (si así es, Pascual, cada alineación para bien o para mal ha tenido un sonido particular), por lo que acaban siendo simples y buenas canciones pero sin el aura de inmortalidad iniciales.

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket
Llegado este punto y ante la próxima salida, eso se dice, del disco en vivo grabado en Guanatos en el concierto con Ángeles del Infierno y Rata Blanca, cabe preguntarse cuál es el sentido de la existencia del Khafra actual, ¿alimentar las eternas deudas pendientes con el pasado de los nostálgicos de vanguardia?, ¿darles alas a los jóvenes que padecen de la bizarra nostalgia por un pasado que no vivieron?, ¿cumplir con la sagrada encomienda de esparcir el “mensaje” del rock´n´roll a aquellas pobres almas que jamás lo han disfrutado en vivo?, ¿servir de música de fondo para la raza chapulina que brinca con cualquier cosa que se le ponga?, estas y otras “misiones” ya es cuestión única de Pascual persistir en ellas al igual que soportárselas a los “rockeros de coraza” que tienen el aguante y el tiempo suficiente para ello, pero ya es una broma de bastante mal gusto además de irritante insistir en la charada del “auténtico gurú del metal consciente” siempre dispuesto a enseñarnos la debida línea de conducta del hombre verdaderamente contracultural.

Cuando jóvenes escuchar de madurez equivale a la artera afrenta de considerarnos los próximos sucesores del lugar de nuestros padres especializados en fracasos y deseos reprimidos, por supuesto no podríamos pensar de otro modo sino fuéramos jóvenes en el pleno sentido de la palabra. Si criticamos la inercia y el amodorramiento de ellos, ¿qué nos hace soportar la misma actitud de un tipo que se quedó clavado en su papel de padre condescendiente?, ¿acaso lo hacemos sólo por que da de comer la carroña que los buitres ansían?, si ese es su sentido de vida no hay problema, pero que no intente dar lecciones de vida alternativa porque no es el más indicado para ello, ese es el problema de mostrar la vida propia como ejemplo a seguir, cosa bastante riesgosa en algo tan sujeto a la apariencia como el rock´n´roll y especialmente si se le ve hasta en la sopa, he ahí la razón por la cual una persona de Guanatos puede considerar su actuación como superior a la de Rata Blanca y Ángeles del Infierno, dado que el dicho espectador no puede “gozar” del dudoso privilegio de gozar una y otra vez con “El faraón del metal” por lo que hay escasas posibilidades de que su mito se vea dañado por la maldita realidad además de que ignora completamente lo que sucede con Pascual por fuera del escenario, y ello debería ser así, pasar de lo externo y enfocarse en lo musical, pero si este hombre se empecina en demostrarnos que en su vida “común” sigue siendo el mismo “radical” congruente que vemos lidereando a Khafra no podemos más que ser inquisitivos con él y con todos aquellos que quieren dirigir de “buena fé” nuestras consciencias, digo, si no somos unos borregos que nos dediquemos a pastar sin replicar (sheep unite!, Jello Biafra dixit).

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

La consciencia moral y la responsabilidad ante los actos propios son la medida del valor de una persona no la grandilocuencia mostrada en autoproclamar las “virtudes” personales. Suele suceder que la importancia de los hechos supera a sus propios actores y es sano aceptarlo para evitar degradarse al intentar persistir en ellos cuando ya no somos capaces de estar a su altura, cierto es que el pasado nos da el sentido del presente pero no vivimos en él y es de enfermos intentar conservar el tiempo como si no avanzara por nosotros.

Henry Miller escribió en Trópico de Capricornio que “la música es el abrelatas del alma”, por que así lo considero no puedo dejar de ser crítico de aquellos que intentan desvirtuarla ofreciéndonos en su lugar pobres sucedáneos; ¿en verdad creen en la contracultura?, entonces no permitan que los intentos de profetas esparzan su mensaje de indigencia mental disfrazándolo de conciencia social.

(Publicado originalmente en La Náusea Embriagante No. 01 Febrero 2002)